Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar su configuración u obtener más información sobre NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.

El cementerio municipal de El Peral en Ribadedeva

14 de julio de 2016

La morada artística indiana y escenográfica para la muerte tiene su representación en el Cementerio de la Parroquia de Santa María de Colombres, situado en la localidad de El Peral, en el Concejo de Ribadedeva. Es un conjunto de arte historicista y ecléctico con marcados influjos del neomedievalismo que quedan reflejados en sus panteones y en su sencilla capilla de planta cuadrada, donde puede leerse la inscripción de su patrocinador, el indiano Manuel Ibáñez, y su constructor, Manuel Posada, quienes hicieron de este cementerio levantado en 1885, un fiel reflejo del concejo en el que se sitúa, pues las construcciones que habitaron en vida tienen su modelo, a escala menor, en el lugar que habitarían tras su muerte.

 

En la avenida principal del cementerio,y como eje articulador del espacio, se sitúan los panteones de las familias Sánchez Escalante, de estilo clásico y proyectado por el arquitecto Mauricio Jalvo Millán; del Conde de Ribadedeva; de Florencio Noriega; de Carlos Pérez, y del propio maestro de obras, con guiños al neogoticismo, tan del gusto de Posada Noriega y que muestran la íntima y casi mágica mística de este estilo en el ámbito cementerial. Y todos ellos, unidos al resto de estilos de enterramiento: tumba de suelo y nicho tradicional, hacen de este camposanto un ejemplo de cómo los emigrantes que volvieron a su tierra tras largos años de duro trabajo y empujados por la nueva legislación de salubridad e higiene impulsadapor Carlos III, cambiaron la fisonomía de su pueblo natal. Se preocuparon y ensalzaron su última morada, algo que hizo que este cementerio se convirtiese en uno de los mejores ejemplos de la arquitectura indiana, pues quienes le dieron nombre, ampliaron sus miras constructivas y crearon un espacio artístico en un enclave del Oriente de Asturias digno de ser visitado.

 

Texto: Virginia Casielles López

Fotografía: Andrés Nosti Pérez

 

Más información sobre el cementerio municipal de El Peral