Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar su configuración u obtener más información sobre NUESTRA POLÍTICA DE COOKIES.

Los dos grandes cementerios de Gijón

12 de septiembre de 2016

Además de los cementerios parroquiales, en Gijón existen en la actualidad ocho cementerios municipales, de los cuales por dimensiones y capacidad los más importantes son los de Ceares y Deva.

El Cementerio de Ceares, inaugurado en 1876 y en aquel momento situado en las afueras de la ciudad, con el transcurso del tiempo ha quedado ubicado en pleno núcleo urbano habiendo experimentado en los últimos años una serie de acciones de mejora, tanto en la zona exterior como en el interior del recinto. Por ejemplo, una plantación de árboles para reducir el impacto visual desde el casco urbano.

Se calcula que el número de personas inhumadas en este cementerio supera las 150.000 a lo largo de los 138 años de funcionamiento. Cuenta aproximadamente con 33.000 unidades de enterramiento construidas, de las que unas 200 son panteones y sepulturas, muchos de los cuales conforman construcciones muy singulares desde un punto de vista arquitectónico y ornamental. Por este hecho, además de los cementerios situados en los distintos barrios, Ceares ha sido el cementerio referente del siglo XX en Gijón, época de gran expansión en la que la población pasó de 47.000 a 267.000 habitantes.

 

Por otro lado, el Cementerio Municipal de Deva se inauguró en el año 1.999. Está destinado a ser el cementerio de referencia en Gijón, con capacidad no solo para el presente siglo, sino también para el siguiente.

Este cementerio está ubicado en un parque natural y construido con un diseño moderno con máximo respeto al entorno y al medio ambiente. De esta forma, se facilitan la conservación y eficiente realización de servicios.

Cuenta con una gran variedad de unidades de enterramiento, que van desde los tradicionales nichos, urnas y columbarios para cenizas, a otras singulares como son las sepulturas para inhumaciones bajo tierra con capacidad para tres féretros, criptas de tres o cuatro nichos y panteones con distintas capacidades y acabados.

Pero este cementerio, está pensado no solo para recoger los entierros tradicionales, sino que teniendo en cuenta la evolución actual de las incineraciones, se han contemplado también diversas alternativas para la inhumación de cenizas, las cuales se pueden depositar no solo en las urnas y columbarios construidos para tal fin, sino que también se dispone de un recinto especial denominado Parque de las Cenizas.